Cocktail letal genera espiral de violencia en pueblos como Chinú. «Justos pagan por pecadores»

Editorial. ..."dentro del Código torcido del crimen, la mejor manera de zafarse de la deuda en forma indolente al estilo aprendido de los mafiosos, es aliarse a una banda delincuencial que contrate a un sicario, y listo se acabó el problema, librándose así de pagar cualquier billete largo porque el sicario sale mas barato."

De Milton Otero

9 marzo, 2021

En esta espiral incontrolable de violencia que vive el país, mucho tiene que ver la irrupción deshonrosa de dineros sucios de la mafia  revolcándose con “políticos” decadentes y en desgracia unos, y otros dizque jóvenes “políticos” emergentes (muchachones mercachifes de votos buscando acceder al poder)  que por persistir unos e ir detrás de “chuparse” el erario público también otros cuales parásitos, acuden a la forma más fácil conseguir financiación para sus campañas sucias: Los clanes mafiosos y a otras alimañas que mueven dineros manchados de sangre a que les presten plata fácil para comprar los votos; es por este camino que también se cocina el génesis de una espiral de violencia en todos los municipios, que refleja la inseguridad que hoy se vive en Colombia.

El compromiso insoslayable con sus proveedores mafiosos si logran “coronar” los irresponsables prestamistas de estos dineros sucios para comprar votos, es pagar y pagar con altos intereses. pasando luego a hipotecarles el municipio a “Gatos”, “Perros”, “Zorros” y otras sabandijas con las que negocian. Lo malo atrae lo malo y estos traquetos de las “tulas” horondos les ponen chepitos en sus oficinas y sus sicarios camuflados como garantes de los pagos para asegurarse que los compromisos se cumplan al pie de la letra, si no: pailas ¡…la zorra paga con el cuero…y así se van llenado los pueblo de traquetos y bacrines conectados con el bajo mundo del delito, haciendo inteligencia a comerciantes y parroquianos de bien, indefensos; un paraiso apropiado para explorar su violento accionar extorsivo, atracos, fleteos, negocios de sicariato etc…

y ahí va dejando la culebra el cuero mudado en cada municipio…de la mano de los mencionados especímenes politiqueros inescrupulosos formados dentro del delito también, alentando la cultura de negociados dudosos bajo parámetros de mafiosos. Claro que en cada pueblo también existen los criollitos desfalcadores bandidos innatos, donde los advenedizos criminales encuentran eco.  

…por decir un ejemplo de las consecuencias de llevar lo malo al pueblo sano y arreglar al peor estilo de la mafia las cosas en el bajo mundo :

me cuentan que hace dos años le sucedió a uno de estos famosos “empresario” politiquero, embaucador en Chinú con el sol a sus espaldas (…un caso al azar)

 …cuando a un “Gato” le dijeron que el ladino personaje le estaba vendiendo el ganado en una subasta, con la jugadita de ponerle otro hierro a sus vacas, (que tal esto ¡) ganado que le tenía pastando en una de sus fincas como parte del pago de 600 millones  que le fueron prestados para cobrar con creces si era alcalde, pero este ni corto ni perezoso al enterarse del torcido se le presentó con una legión de matones directamente para arreglar el chico y lo sentenció a muerte si no le conseguía los animales en 24 horas.(Bueno, si no se sonó que había un cadáver en la zona por esos días, fue porque con los jarretes cagaos el cuasi “zorro” le pudo haber cumplido al “gato” en forma diligente) …

…y así se arreglan las cosas en ese submundo de la cosa nostra criolla que en casi todos los municipios se urden negocios con estos especímenes peligrosos advenedizos llevados en mala hora por estos politiqueros en desgracia que van dejando un legado de las malas artes de negociar bajo la mirada implacable de un cañón amenazante, símbolo de garantía de cumplimiento; (esto no importaría si la garantía en el compromiso no involucrara dineros públicos) … Esta narrativa es uno de tantos eventos desafortunados que el imaginario colectivo recrea a diario y lo ubicamos en un pueblito que era sano como Chinú y que dañaron ya.

Desde hace casi dos décadas esta nueva cultura de negocios de boquilla por debajo de la mesa cuya única garantía es el cañón de un arma de fuego en manos de sicarios cobradores letales, ha hecho carrera en casi todos los negociantes, remplazando la palabra de gallero, la letra de cambio y hasta los tratos firmados ante un juez. Aquí es: “Plata o Plomo”, “si me cobras te la bebes”..y para desgracia cumplen con las sentencias mortales para no pagar, porque la plata es su Dios.

…sin embargo, como toda regla tiene su excepción, el arraigo de la honestidad en hacer negocios bajo la palabra empeñada de gallero de algunas generaciones que han heredado el don de sus abuelos para sobrevivir en el mundo de los negocios en pueblos tradicionales como Chinú,

…por un lado han salvado la dignidad de la vida en hacer negocios al estilo tradicional y que el pueblo se convierta definitivamente en un foco de torcidos y maleantes de la peor ralea, donde los tiroteos en cualquier esquina al mejor estilo de la cara amarga de Chicago en la época de Al capone reemplazarían las audiencias en los juzgados para arreglar asuntos de negocios,  pero mientras que de otro lado  surge el aterrador riesgo de  toparse un día cualquiera uno de estos negociante tradicionales con traquetos desalmados y tramposos que dirimen sus deudas al mejor estilo de una película de gánsteres y asunto arreglado, dejando un rastro de dolor y luto entre familiares y amigos cercanos.

…es decir: dentro del Código torcido del crimen, la mejor manera de zafarse de la deuda en forma indolente al estilo aprendido de los mafiosos, es aliarse a una banda delincuencial que contrate a un sicario, y listo se acabó el problema, librándose así de pagar cualquier billete largo porque el sicario sale mas barato.

…y los pobres comerciantes tradicionales resultan víctimas mortales de este legado de torcidos inmorales que un día les llevó un empresario politiquero inescrupuloso dañándole el tejido social sano del municipio.

En todas partes se cuecen Abas y la espiral de violencia no parará mientras subsista el “todo vale” permeando la institucionalidad, la sociedad se siga enfermando por la ambición y no haya el menor respeto a los derechos humanos por parte de quienes administran justicia en medio de un sistema garantista para el delincuente de cualquier pelambre.

 … Es así que  del cocktail letal de clanes mafiosos con polítiqueros en desgracia buscando financiar sus famosas campañas de compra de votos, otros son los que pagan los platos rotos…

Chinú
Colombia
Córdoba
PUBLICIDAD

Director: Milton Otero
Todos los derechos reservados: Las Notas de Milton Otero 2021
Denuncias a 3002481457 ||| 3015329400
error: Contenido protegido ;)